Como siempre, Leroy Merlín nos dio carta blanca para fotografiar esta serie de lámparas. No sé si fueron las sesiones de cine o las lecturas de las novelas de Chirbes de esos días. La cosa es que en la primera foto se nos fue la mano con los contrastes y los ambientes y aquello parecía un set de película de espías…

La mandamos y nos contestaron que fantástico, que siguiéramos por ahí. Y así fue toda la producción. Personalmente me encantó iluminar los sets como si fueran para escenas de una peli de cine negro americano de los 50, pero en color. Más tarde me enteré de que se también se habían vendido muy bien…